Publicidad

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) educa a los cibernáutas.

¿Sabéis qué es exactamente el sexting, el grooming o el ciberacoso?. ¿Y sabéis cómo prevenirlo?

Éstas son algunas de las conductas  de usuarios on line que la AEPD se ha encargado de definir, junto con las recomendaciones a las víctimas que las sufren,  en la Guía sobre Protecció de Datos y Protección de Delitos que recientemente ha publicado y presentado

En dicha guía, que recomendamos al cien por cien,  la AEPD va más allá. En efecto, consciente de la intensificación del uso de información personal,  propia o de terceros, en redes sociales y mensajería instantánea, incluye recomendaciones sobre aquellas conductas que incluso podríamos haber asumido como normales, pero que sin embargo pueden suponer un uso de información personal a través de Internet contrario a la normativa, o en ocasiones constitutivo de un delito.

Nos referimos a conductas cuya ilicitud puede no ser consciente y que  en ningún caso son excepcionales, como por ejemplo publicar una foto íntima de un conocido en una web sin su consentimiento; difundir a través de una red social información que pudiera tener el tratamiento de reservada, o datos personales de terceros;  o acceder sin permiso a una cuenta de correo ajena, que pudiera pertenecer incluso a un familiar. Y también aquéllas otras conductas que en la mayoría de los cosas presuponen una intencionalidad, como sucede con las calumnias o injurias, el acoso, la suplantación de identidad, delitos de odio, estafas, propagación de virus informático, etc.

Las recomendaciones de la AEPD se dirigen al “como evitar cometer la infracción”, y también al “como evitar ser víctima de la misma”.

Os recordamos que la AEPD ya había publicado otras guías dirigidas a los jóvenes y a sus familiares. Por si os pueden ser útiles, aquí os las dejamos también.

Os deseamos un feliz día

Nueva Sentencia del TJUE: la publicidad comparativa de precios de ofertas de establecimientos de distinta naturaleza es ilícita, salvo que se informe de dichas diferencias.

Εn aquellos sectores en los que la diferenciación está en el precio, como es el caso de productos de marca en mass market, la publicidad no tiene otra que incidir en el ahorro mediante campañas  que, a mis ojos de consumidor, pueden resultar más agresivas que imaginativas, y que en muchos casos buscan destacarse frente a la oferta de precios del consumidor. 

Estamos hablando de la publicidad comparativa de precios, lícita en Europa, siempre y cuando se ajuste a las exigencias dispuestas en la Directiva 2006/114/CE, de 12 de diciembre, sobre publicidad engañosa y publicidad comparativa (y, en su caso, la subsiguiente regulación nacional de los estados miembros). 

Hace apenas dos días el Tribunal de Justicia de la Unión Europea nos ha recordado en su Sentencia del día 8 de febrero de 2017, que en virtud de la Directiva 2006/114/CE, de 12 de diciembre, sobre publicidad engañosa y publicidad comparativa, toda publicidad comparativa sobre precios debe ser objetiva y no debe ser engañosa. Lo interesante de la Sentencia, que resuelve una cuestión prejudicial instada por La Cour d’Appel de Paris, es que considera que, en aplicación de dicho Directiva, no es lícita, por ser engañosa,  la publicidad comparativa de precios de productos vendidos en establecimientos de tamaños o formatos diferentes, en tanto la objetividad de la comparación puede verse falseada si la publicidad no menciona dichas diferencias de los establecimientos cuyos precios son objeto de comparación.

Por ello, a juicio del Tribunal de Justicia, la publicidad no sería engañosa en el caso de que se incluya en el propio mensaje publicitario la información, clara y  suficiente,  para que el consumidor medio aprecie que los precios comparados corresponden a establecimientos de tamaños o a formatos diferentes.

La citada cuestión prejudicial trae causa en el procedimiento judicial instado en Francia por Intermarché contra Carrefour, como consecuencia de la campaña publicitaria lanzada por Carrefour bajo el título “garantía del mejor precio Carrefour”. En dicha campaña publicitaria Carrefour comparaba los precios de 500 productos de marcas ofertados en sus establecimientos, todos ellos hipermercados, con los precios de los mismos productos de otros establecimientos de la competencia, entre ellos determinados establecimientos de Intermarché de tamaño y formato menor, por tratarse de supermercados. Carrefour se limitó a indicar en su publicidad, con letra pequeña, que sus precios se correspondían con los ofertados en hipermercados, mientras que los de Inermarché se referían a supermercados.

Carrefour, como consecuencia de la campaña publicitaria lanzada por Carrefour bajo el título “garantía del mejor precio Carrefour”. En dicha campaña publicitaria Carrefour comparaba los precios de 500 productos de marcas ofertados en sus establecimientos, todos ellos hipermercados, con los precios de los mismos productos de otros establecimientos de la competencia, entre ellos determinados establecimientos de Intermarché de tamaño y formato menor, por tratarse de supermercados. Carrefour se limitó a indicar en su publicidad, con letra pequeña, que sus precios se correspondían con los ofertados en hipermercados, mientras que los de Intermarché se referían a supermercados.

Nos gusta la Sentencia, porque no resta libertad y creatividad al anunciante que se atreve a comparar lo que considera diferencial de su oferta, como es el precio, sino que se limita a exigirle que muestre todas las cartas a fin de no generar engaño o confusión en perjuicio de su competidor y, por supuesto, del consumidor.